¿Sabes esos días cuando te levantas con el pie torcido?

Los que te duermes, llegas tarde a todos sitios, desayunas mal, te sale el trabajo al revés, discutes con un compañero y cuando llegas a casa te encuentras la lavadora estropeada.

Esos días en los que parece que, mágicamente, todo entra en una espiral de fatalidad y no paran de pasar cosas malas.

Pues déjame que te diga, es magia.

Sí, como lo lees, ES MAGIA.

La magia oscura de dejarse arrastrar por lo negativo. Si te pasa esto, quiero que sepas que puedes contrarrestarlo. Hay un “conjuro” que sirve para romper este tipo de maleficios que te creas mentalmente.

¿Quieres saber cómo acabar con esos días grises?

Paso 1.


Al menor indicio de que tu día va a empezar de esa manera, PARA. Pon freno a tu mecanismo mental de queja, a tu diálogo interno que te está diciendo: “mier…. , hoy ya he empezado el día fatal, todo va a ir peor”

Tu mente no sabe diferencia la realidad de la fantasía o de los pensamientos que te “inventas” adelantándote a un futuro en el que no sabes qué va a pasar.

Así que, ¡dile lo que quieres que pase!

Respira hondo y medita. Si no tienes tiempo para estar mucho rato, haz al menos tres respiraciones profundas y deja tu mente en blanco.

Relativiza y prioriza lo que de verdad importa, ¡TÚ!

Paso 2.


Eleva tu optimismo.

Para que tu mente pare puedes “distraerla”. ¿Cómo? ¡Salta!

Sí, sí… ¡SALTA! Sé que puede sonar raro, pero no conozco a nadie capaz de saltar durante treinta segundos que no acabe riéndose.

Esto te ayudará a elevar tu vibración y sacar de tu mente lo negativo.

Puedes ponerte música cañera, que te ayude a saltar, bailar y darlo todo. Si estás en el coche, ¡dale a tope al volumen!

Paso 3.


Come bien.

No te olvides de aportar a tu cuerpo los nutrientes necesarios para que tenga la energía necesaria para lograr todo lo que tiene por delante.

Si cambias tu rutina de mañana, cambiará todo tu día!

Cuéntame, ¿cómo empiezas tú el dia? ¿Qué haces al levantarte para mejorar tu jornada y la de los demás?