Si estás leyendo esto, es porque en más de una ocasión te has planteado cómo mejorar a la hora de cumplir tus metas, te has preguntado cómo puedes hacer para lograr aquello que tanto deseas. Cuando hablo de casarte con tus Sueños, hablo de que es muy importante que identifiques en que grado de compromiso estás con tus sueños. Para ello, en el artículo de hoy , quiero explicarte los 5 niveles de compromiso que puedes encontrarte y en cual de ellos has de estar si quieres ser una Conquistadora de Sueños.

Todo esto te lo explico porque yo ya he pasado por ello y quiero explicarte cómo cómo iba mi proceso antes de mi transformación.

Se me ocurría una idea.
Me entusiasmaba con ella.
Empezaba a soñar con lo que esto representaba para mis resultados.
Empezaba a trazar un plan de acción.
Lo hablaba con alguna persona.
Me entusiasmaba aún más.
Planificaba en mi calendario, pensaba estrategias y maneras de ponerlo en acción.
Y cuando llegaba el día de empezar a ponerlo en marcha, lo hacía un día y… ¡pufff! Toda la ilusión se esfumaba. ¿Por qué? No lo podía entender.
¿Qué me pasaba?

Este es un patrón que fui repitiendo en mi vida desde que era niña hasta que toqué fondo. Cuando pasé los momentos más duros de mi vida, empezó mi propia transformación. La única manera de cambiar todo aquello era cambiar el núcleo. Transformar mi propia identidad.

Y, ¡vaya si lo hice!

Aunque en aquellos momentos lo hice por que no me quedó más remedio, luego fui siendo más consciente de lo que ello suponía y mi PARA QUÉ cada vez era más claro. Habían pasado todos eso acontecimientos en mi vida, el Universo me estaba enseñando a trascender y yo estaba aprovechando toda mi experiencia para impulsar mi vida.

Así que empecé a analizar cuál era el motivo por el cual no conseguía ser consistente en el tiempo y no lograba mantener mi motivación y mi compromiso más de varios días, a lo sumo, varias semanas.

Después de analizar con mucho detenimiento este concepto, me di cuenta de que, en muchos casos, las personas no saben comprometerse consigo mismas, no es que no quieran, es que no saben.

 

El problema viene de muy profundo. De lo más interno de nuestro ser. Por que va relacionado con la manera en que te relacionas contigo misma. Vamos a comprobar una cosa. Cuando oyes la palabra COMPROMISO, ¿qué es lo primero que te viene a la mente?

Piensa en lo que te viene a la cabeza cuando piensas en la palabra compromiso. ¿Qué palabras te han venido a la cabeza?

Puede que sean del tipo: Exigencia, obligación, frustración si no lo consigues, deber, imposición, esfuerzo, falta de libertad… 

Si tus palabras se parecen a estas, estás en una situación compleja. Deja que te explique.

 Tu mente tiene una manera muy peculiar de funcionar. Si has leído alguno de mis libros, ya sabes que la mente no entiende el NO. De la misma manera, tampoco entiende los conceptos que están en negativo, o mejor dicho aleja de ti lo que para ella es perjudicial. Te pongo un ejemplo para que lo entiendas mejor.  Si tu objetivo es perder peso, tu mente entiende la palabra perder como algo negativo. No entiende de la misma manera que tú que es un objetivo que te acerca más a una vida saludable, a un mejor estado físico, etc. Ella solo entiende que “perder” es negativo y que para perder algo, antes has de tenerlo. Con lo cual, para perder peso, has de tener kilos que perder. ¿Me explico?

 Si asocias la palabra COMPROMISO  al algo que te implica, exigencia, frustración, etc. ¿Tú crees que va a ser fácil que cumplas tu compromiso? Está desalineada. ¿Lo ves? 

 Por eso, es importante que definas muy bien qué significa COMPROMISO para ti. Puedes transformar el concepto y tomarlo como un pacto, un acuerdo, una promesa… ¿Qué te parece de esta manera? Cambiar tu paradigma con respecto al COMPROMISO es algo esencial, como verás más adelante. Si sigues viendo las cosas desde la misma ventana, siempre verás el mismo paisaje. Igual será de día, de noche, con sol, con lluvia… pero siempre será lo mismo. Has de cambiar de ventana. A lo largo del libro, vas a ir aprendiendo cómo se hace esto. Por ahora, quédate con la idea del cambio de paradigma y de que si tu compromiso representa algo negativo para ti, no cumplirás jamás con tu palabra.  

 

Tu compromiso ha de ser como una cuerda que te ate fuertemente a tus metas. Si no las atas con seguridad, se te escaparán.


Es esencial para que tu COMPROMISO se mantenga en el tiempo que la relación con tu PARA QUÉ esté estrictamente relacionada.

Cuanto más potente sea tu PARA QUÉ, más fuerte podrás mantener tu COMPROMISO. Si tu motivación es escasa, será muy complicado mantenerte comprometido en el asunto que sea.

 

Niveles de Compromiso

NIVEL 1. NO ME INTERESA.

Es el nivel en el que no existe compromiso por parte de la persona. Le da igual, no le interesa, pasa de hacer nada, no quiere, no le aporta nada a su vida, no hay motivación…

Entiendo que si estás leyendo esto, es que no estás ni por asomo en este nivel de compromiso.

Si crees que no te interesa, si crees que no tienes nada que conseguir, por favor, no sigas leyendo. Es una pérdida de tiempo para ti.

 

 

NIVEL 2. DESEARÍA…

 

Es el nivel de los deseos. Llegados a este nivel, es posible que sepas lo que deseas pero no tomas acción y esperas que tus deseos se cumplan como si de una lámpara mágica se tratara. Pides y esperas sentada que se les cumplan sus deseos. Este nivel es el que está en las nubes. En el que sueñas con cumplir deseos que realmente ni consideras que puedas llegar a cumplir jamás. 

Por desgracia hay muchas personas en este nivel. Están las que desean dejar de fumar, las que sueñan con que serán ricas, las que imaginan una vida con una pareja de ensueño… Pero luego siguen sentadas en su sillón esperando a que se les cumplan todos estos deseos como por arte de magia.

Deja que te diga que esto no es posible. Quizá hayas oído en su momento la teoría que dice que si visualizas lo que quieres, lo materializarás. Y es cierto, hasta un punto. La parte que no te han explicado es que además de visualizar, pedir, y mover la energía, has de moverte tú. Las cosas no caen del cielo, a no ser que tú las tires. 

Así que si te reconoces a ti misma deseando dejar de fumar, pero sin hacer nada, queriendo amasar una fortuna, pero sin hacer nada o pretendiendo enamorar a alguien, pero sin hacer nada… Deja que te diga que lo que vas a tener es…. ¡NADA!

La base de que se materialicen tus deseos es que dejen de ser deseo y se conviertan en cosas que quieres. Por las que estás dispuesta a salir de tu zona cómoda y trabajar por ellas. Por las que estás dispuesta a pagar el peaje que cuesta el viaje hacia tus metas.


Así que si estás en este nivel, espabila. Reconoce lo que deseas, deja de pedir y empieza a planificar los “milagros” en tu vida. Solo así podrás conseguirlo. 

 

 

NIVEL 3. QUIERO

 

En este nivel, has elevado más tu consciencia.

Te has dado cuenta de que las cosas no solo hay que pedirlas, no basta con desearlas, sino que también has de hacer algo para que sucedan. Este es el nivel de la expansión. De la responsabilidad. De asumir que todo pasa por ti y empezar a tomar acción.

Es posible que te encuentres aquí y que ahora que sabes que has de hacer algo, no sepas por dónde empezar. Que, como no lo has hecho nunca, ni nadie te ha enseñado a hacerlo, no tienes ni pajotera ideas de qué hacer para lograr lo que tienes muy claro que quieres.

No te preocupes, es normal. Si estás aquí, en primer lugar quiero felicitarte. No todo el mundo se toma las molestias para tomar las riendas de sus sueños y empieza a poner acción en su vida. La gran mayoría de las personas se quedan en el nivel anterior, culpando a los demás de su situación quejándose porque no pueden hacer nada por cambiar o por conseguir sus deseos. Así que te doy la enhorabuena. ¡Felicidades!

En esta etapa, se te abre un mundo de posibilidades inmensa a la que puedes tener acceso para llegar a tus metas. Es como tener un enorme mapa con el punto de partida y el punto de destino, pero sin una ruta definida, sin el itinerario marcado. Es momento de definir tu ruta, planificar tu viaje y empezar la marcha. 

NIVEL 4. ME COMPROMETO PERO…

 

En este nivel ya has llegado a un nivel de compromiso elevado. Ya tienes tu destino claro, has empezado a trazar tu ruta, a preparar el equipaje, a buscar recursos: el vehículo, el GPS, el dinero, el tiempo… pero de repente… pasa algo inesperado.

De repente, aparece el miedo. Ese acompañante silencioso que en el momento en que estás a punto de dar el paso, cuando ya lo tienes claro y aprovechando que tu entusiasmo ha descansado unos minutos, te sorprende diciéndote cosas como: “¿y si me equivoco?”, “¿y si me sale mal?”, “¿y si no sé hacerlo?”.

¿Te suena de algo? En esta parte es cuando la mayoría de personas se rinden. En realidad es cuando el miedo les gana la batalla. No se dan cuenta de que detrás de ese miedo está la recompensa. De que detrás de ese miedo está el aprendizaje, está el crecimiento. No se dan cuenta de que ese miedo es su mente racional, que intenta volver a su comodidad. Intenta que se queden tal como estaban, porque más vale malo conocido… No se dan cuenta de que ese miedo en realidad no quiere que lo dejen, sino simplemente quiere que se preparen mejor para afrontar nuevos desafíos. 

Esta fase del proceso genera mucha frustración. Las personas que no consiguen vencer a sus miedos, se sienten decepcionadas, fracasadas, desilusionadas. Pierden la confianza en sí mismas y después es difícil de que la recuperen. Han librado una batalla interna y han perdido contra sí mismas. Eso es algo complicado de reparar, porque han atentado en contra de su propia autoestima.

Seguramente, si esto te ha pasado a ti, te ha costado volver a comprometerte con algo. Igual piensas que ya tienes la batalla perdida antes de iniciar el camino. Igual empiezas a pensar que no eres capaz, que no eres suficiente, que no crees que puedas… Créeme que te entiendo. Yo he estado ahí en muchas ocasiones. Haber pasado los niveles de compromiso para llegar a este y que el miedo te haya ganado… ¡no mola!

Pero ahora las cosas serán distintas. Porque sabes algo que antes no sabías. Sabes que se puede. Que el miedo es solo una cortina de humo que una vez la traspases, desaparecerá. Que igual antes no habías vencido porque no tenías las armas necesarias, pero ahora todo va a ser diferente.

Si te identificas en este nivel en el que ya has reconocido tu responsabilidad y has identificado tus miedos, estás muy cerca del compromiso incondicional. Solo queda un pequeño paso. ¿Lo damos juntas?

a

NIVEL 5. VOY A POR TODO, CUESTE LO QUE CUESTE 

 

Este es el máximo nivel de compromiso. Es el nivel de los que SÍ consiguen las cosas. De los que hacen que sus vidas estén llenas de “milagros” creados y planificados por ellos mismos.

En este punto, ya has asumido tu responsabilidad, eres consciente de tus miedos, pero aún teniendo miedo, decides lanzarte a por lo que quieres. Es el momento de empoderamiento máximo. Del “voy a por ello, cueste lo que cueste”. Sabes que hay un precio apagar y estás dispuesta a invertir todos tus recursos en conseguirlo. Es el nivel en que ocurre la magia. Aquí si que hay magia, no esperando en el sofá mientras visualizas.

Te lo digo también por mi experiencia. Cuando te lanzas es mágico.

Y con eso no quiero decir que sea fácil, ni mucho menos. Transitar esta aventura es escoger el camino más difícil, el más largo y el más cansado. Es que si quiero dejar de fumar, pasaré momento duros, complicados, de nervios y ansiedad, pero aun así me sentiré genial a medida que vaya dando pasos hacia mis destino.

Como te he dicho, es el nivel en el que está la gente que SÍ conquistan sus sueños. ¿Quieres estar en este nivel? ¿Estás dispuesta a hacer lo que sea por conseguir lo tanto deseas? ¿Estás dispuesta a coger el camino más largo, cansado y empinado para llegar a tu meta?

 Si es así, ya eres una Conquistadora de Sueños.

Espero que te haya servido todo lo anterior, pero quiero ponértelo fácil. Y como sé que la mayoría de las personas hacen lectura diagonal, quiero dejarte el contenido en vídeo y en audio. 

Ya ves que te facilito al máximo que puedas aprender todo mi contenido, porque realmente quiero que te conviertas en una conquistadora de sueños y abarco todos los canales de percepción posibles (o al menos lo que están a mi alcance)

Te dejo el vídeo abajo para que lo veas.

Espero que lo disfrutes y sobretodo, que te sirva para ir por tus Sueños. 

 

Aquí tienes el audio para escuchar todo esto en cualquier momento, en cualquier lugar.

¡Más fácil imposible!

 

Espero y deseo que te haya gustado.

Si es así, por favor, comparte. Seguro que hay más personas que le vendrá muy bien esta información.

Si quieres ser una Conquistadora de sueños tienes varias maneras de hacerlo:

 

Suscríbete a mi newsletter para no perderte nada de contenido que voy publicando en el blog.

 

Recibe mis post
Marketing por

Únete al grupo de Facebook: Conquistadoras de Sueños (solo para personas comprometidas con sus sueños)

Agenda una sesión estratégica conmigo y hablamos para ver si te puedo ayudar en tu conquista.

👇👇👇👇

Si tienes cualquier comentario o pregunta, puedes dejar un comentario abajo.

Recuerda que eres una ✨Conquistadora de Sueños.✨