En el artículo de hoy quiero explicarte qué cinco creencias limitantes son más frecuentes y me encuentro en mis clientas cuando deciden construir un vida EXTRAordinaria.

A lo largo de toda mi experiencia, son estas cinco creencias las que hacen que las personas no avancen incluso, en muchos casos ni siquiera lo intenten. ¿Quieres saber cuáles son?

Sigue leyendo que esta semana en tema es muy interesante.

Esta creencia es muy frecuente. Pasa cuando crees que aquello que quieres no es real. Suele crearse condicionada por aspectos sociales, culturales, familiares…

A lo largo de la historia, los grandes inventos, los grandes descubrimientos han sido posible gracias a que alguien creyó que SÍ era posible.

Imagina que hubiera pasado si alguien no se le ocurrió en su día que era posible volar en avión, viajar a la luna o dar la vuelta al mundo.

¡Lo que hoy te parece imposible, en realidad no lo es!

 

Simplemente, has de coger las perspectiva suficiente y poner en duda esta creencia para darte el permiso de ir a por lo de verdad quieres.

Acercándote a un ejemplo más actual, me viene a la cabeza la historia de una clienta mía que deseaba escribir un libro.

Es posible que también te lo hayas planteado alguna vez.

Escribir un libro es mucho más sencillo de lo que parece… Pero a priori, la gente cree que has de tardar mucho tiempo, que es muy complicado, que solo algunas personas tienen las capacidades para lograrlo… y nada más lejos de la realidad.

Escribir un libro es algo muy sencillo, solo que nadie te lo ha hecho ver así. Para mi clienta era un deseo inalcanzable, pero en cuando pusimos en duda esta creencia, ella empezó a considerar la posibilidad de que aquello fuera real en su vida.

Si hay personas que ya lo han logrado, es que se puede… y si no, se inventa la manera.

Lo importante es que rompas esa creencia super limitante que hará que ni siquiera lo intentes.

Piensa por un momento.

PREGUNTA PODEROSA:

¿Y si te dieras el permiso de creer que podría ser verdad qué cosas querrías que ahora ni te lo crees?

 

Y ahora que lo has identificado, pregúntate: ¿Cómo puedes conseguirlo?

Y es muy importante que pases del ¿Puedo conseguirlo? Al ¿CÓMO puedo conseguirlo?

Prueba a añadir la palabra COMO a tus sueños. Esto hace que tu cerebro ponga su enfoque en encontrar maneras y no en poner en duda tu sueño.

 

CREENCIA 2: No puedo.

Ya empiezas a contemplar la posibilidad de que es posible lograrlo, asalta la siguiente creencia saboteadora: YO NO PUEDO.

Ahora ya crees que podría ser posible, pero no es posible para mí. Empiezas a poner en tela de juicio tus capacidades, tus habilidades o tus competencias. No crees que seas capaz.

Si estás aquí, al menos ya has dado un paso. Pero aún te quedan algunos más. ¿Vamos?

Esta creencia está muy arraigada a nuestro pasado y la manera en la que hemos percibido nuestro desarrollo infantil y/o juvenil. Es decir, lo que hemos aprendido sobre dónde están nuestros límites.

El motivo por el cual esta creencia está tan extendida es una ley que impera en el funcionamiento de nuestra mente: la ley del mínimo esfuerzo.

Esta ley es una de las máximas que tu cerebro tiene por costumbre llevar a cabo. Entre la opción que implica más desgaste energético (esfuerzo) y la que menos… ¿sabes cuál escoge?

Exacto. La que menos.

Tu cerebro está programado para gastar lo menos posible, está diseñado para el ahorro eficiente de energía, es decir para sobrevivir. Y eso está genial, si quieres solo SOBREVIVIR. Si quieres construir una vida EXTRAordinaria, no basta con eso.

Si quieres construir una vida EXTRAordinaria has de aplicar la ley del MAXIMO esfuerzo, y eso a tu mente no le gusta.

Sabiendo esto, ahora puedes entender que tus límites se han puesto a prueba en muy pocas coasiones. Porque tan y como funciona tu mente, por defecto, te vas a quedar en tu zona de confort.

¡No puedes saber si puedes o no, hasta que lo hayas intentado!

 

Es posible que estés pensando que ya lo has intentado y que no te salió. Deja que te haga una pregunta: ¿cuántas veces lo has intentado? Una, cinco, diez, cien, mil…

Lo más habitual es creer que a la tercera va la vencida, con lo cual, si a la tercera no lo consigo… lo dejo.

Deberíamos cambiaran el refrán por otro que dijera:

¡A la conseguida, va la vencida! 

 

Así tus expectativas serían más abiertas.

PREGUNTA PODEROSA:

En definitiva: ¿sabes cuáles son tus límites? ¿Los has puesto a prueba? Solo si eres capaz de poner a prueba tus capacidades podrás determinar si eres o no capaz de algo.

La gran mayoría de gente cree que no es capaz sin incluso haberlo intentado (ni una sola vez…)

¿Eres capaz de intentarlo?

 

CREENCIA 3: No tengo recursos.

Otro de los frenos que más me encuentro en mis clientas es creer que sus sueños dependen de algo (o alguien) que no son ellas mismas.

Cuando hablo de recursos me refiero a que creas que no tienes dinero, que no tienes tiempo, a que es necesario que alguien haga algo para que tú puedas conseguir otra cosa (como que tu jefe te de un puesto mejor o un aumento)

La vida de las personas que quieren Conquistar sus Sueños no va así.

¡Esto son solo excusas!

 

Y te lo digo por experiencia. En este punto del proceso, las personas ya han pasado por darse cuenta de que es posible, creer que pueden… pero entonces les asaltan las excusas que no son otra cosas que los miedos.

Lo veo mucho cuando hago talleres. Todo el mundo quiere cambiar cosas y conseguir sus sueños. ¡Todo el mundo!

Hasta que creen que es posible y entonces aparecen los miedos en forma de excusas.

No tengo tiempo: ¡mentira!

Cuando quieres algo de verdad, vas a por ello (aunque ello suponga dormir menos o reajustar tus horarios) Si de verdad lo quieres… hay tiempo.

No tengo dinero: ¡mentira!

Cuando tienes una necesidad urgente, seguro que puedes sacar de tu rinconcito, pedirle a alguien o tirar de crédito (aunque ello suponga apretar el cinturón en otras cosas que haces que no te acercan a tus sueños) Si de verdad lo quieres… hay dinero.

No tengo suerte: ¡mentira!

Cuando quieres algo de verdad, no dejas nada en manos de la suerte. Las personas que tienen éxito en la vida, asumen su responsabilidad y no dejan que las riendas en su vida las gobierne el azar (aunque ello suponga equivocarse y aprender de tus errores) Si de verdad lo quieres… tú eres tu suerte.

En este caso, si estás en este momento y esto que lees tiene sentido para ti… cambiar tu creencia y en lugar de decirte a ti misma: no tengo… (lo que sea que crees que te falta) … usa esto.

PREGUNTA PODEROSA:

¿Cómo puedo conseguir aquello que me falta?

Esta pregunta poderosa te ayudará a darte cuenta de si de verdad lo quieres o solo es un deseo fugaz.

A mis clientas cuando empiezan en el discurso del “no tengo…” siempre les digo: “Si ahora no tienes dinero, tiempo, etc… llámame cuando tengas GANAS”

 

Las ganas es lo único que necesitas para conquistar tus Sueños.

 

CREENCIA 4: Soy un fraude

En este caso hablamos de una creencia que surge cuando empiezas a intentarlo. Ya has pasado por los estados anteriores y cuando empiezas a pasar a la acción te das cuenta de que no lo haces tan bien como creías.

Por dentro la sensación es de que: “si los demás supieran lo que yo sé (lo poco que sé, lo mal que se me da o cualquier historia mental…) se darían cuenta la verdad”

Esta creencia también llamada el síndrome del impostor, es una creencia muy extendida. Nos aborda cuando iniciamos un nuevo proyecto o emprendemos algo nuevo.

Esta creencia está relacionada con las expectativas te tenemos sobre cómo hemos de hacer las cosas la primera vez y con la valía que yo considero que tengo de mí misma (pero cuando me comparo con los demás)

Esta mezcla explosiva hace que por un lado me permita poco la autocompasión y cuando me equivoco, me castigo a mí misma diciéndome que soy un fraude y que no soy suficiente. En lugar de perdonarme el error, aprender de él y seguir avanzando. Sin juicio y sin culpa.

Por otro lado, entra en juego la valía que tu consideras que es la necesaria que deberías tener para poder emprender dicha cuestión y eso va muy relacionado con el valor que yo le doy a mi trabajo, a mi esfuerzo o a mi ser.

El tema en este caso, es que hemos aprendido a darnos valor en base a nuestros resultados. Si tengo resultados soy valiosa, si no tengo resultados, pues no lo soy.

Por ejemplo: si empiezas un proyecto en el que has de hablar en público y no lo has hecho nunca. La idea te resulta atractiva, pero como es normal tienes resistencias (miedos) que te asaltan. Después de hacer tu primera intervención en público, los resultados no son los esperados y te sientes un fraude (puedes adaptar este ejemplo a tu caso personal)


Revisa en primer lugar tus expectativas sobre lo que pensabas que podría pasar teniendo en cuenta que es la primer vez que haces algo y practica la autocompasión.

En segundo lugar: revisa el esfuerzo que has invertido en prepararte para ese evento. Si el resultado no es el que quieras, deberás entrenar más para la próxima.

Lo que está claro es que cuando afrontas algo nuevo, es normal que te sientas insegura. Esta inseguridad viene a verte para avisarte de que te prepares mejor la próxima vez. no para que tires la toalla.

 

CREENCIA 5: No me lo merezco

Para acabar la última (pero no por ello menos importante) creencia que frena a la mayoría de las mujeres con las que trabajo para que puedan construir una vida EXTRAordinaria.

En relación a lo comentado anteriormente, el “no me lo merezco” está estrechamente asociado al esfuerzo que aplicas en conseguir las cosas.

Cuando has dado todo de ti, la sensación de no merecimiento desaparece.

Una persona que entrene cada día para mejorar su voz, durante 8 horas al día, siete días a la semana, doce meses al año, jamás se creerá no merecedora.

Aún así hay personas que están en el no merecimiento por situaciones de su infancia o sucesos pasados.

En este caso, trabaja tu valía personal y sobretodo revisa las normas internas que tienes configuradas sobre qué ha de pasar para que las personas se merecen las cosas.


Seguramente, tendrás unas normas muy estrictas y por eso no te crees merecedora de lo que sea que desees.

 

 

Espero que te haya servido todo lo anterior, pero quiero ponértelo fácil. Y como sé que la mayoría de las personas hacen lectura diagonal, quiero dejarte el contenido en vídeo y en audio. 

Ya ves que te facilito al máximo que puedas aprender todo mi contenido, porque realmente quiero que te conviertas en una conquistadora de sueños y abarco todos los canales de percepción posibles (o al menos lo que están a mi alcance)

Te dejo el vídeo abajo para que lo veas.

Espero que lo disfrutes y sobretodo, que te sirva para ir por tus Sueños. 

 

Aquí tienes el audio para escuchar todo esto en cualquier momento, en cualquier lugar.

¡Más fácil imposible!

 

Espero y deseo que te haya gustado.

Si es así, por favor, comparte. Seguro que hay más personas que le vendrá muy bien esta información.

Si quieres ser una Conquistadora de sueños tienes varias maneras de hacerlo:

 

Suscríbete a mi newsletter para no perderte nada de contenido que voy publicando en el blog.

 

Recibe mis post
Marketing por

Únete al grupo de Facebook: Conquistadoras de Sueños (solo para personas comprometidas con sus sueños)

Agenda una sesión estratégica conmigo y hablamos para ver si te puedo ayudar en tu conquista.

👇👇👇👇

Si tienes cualquier comentario o pregunta, puedes dejar un comentario abajo.

Recuerda que eres una ✨Conquistadora de Sueños.✨